La percepción de justicia cambia de acuerdo con los contextos históricos, económicos, políticos y sociales; si bien son las Constituciones de las entidades federativas y la Constitución Federal las que por medio de un pacto social afirman el proyecto de nación mexicano, la justicia proviene de diferentes instrumentos y mecanismos y se imparte a través de mujeres y hombres ministros, magistrados o jueces.

Así, en cada sentencia, expediente, resolución, laudo, declaratoria o cesión de derechos, existe la posibilidad de hacer justicia, pero parar rendir cuentas sobre la actuación del poder judicial es necesario hacer justicia abierta.

Sin embargo, el poder judicial y la administración de justicia no se rigen por el principio de mayorías o por la participación ciudadana común, por eso, aún existe una discusión sobre la estructura conceptual de la justicia abierta.

Esta sección mostrará como la tutela judicial efectiva, el acceso a la justicia, la transparencia proactiva, la innovación, la participación ciudadana especializada y la rendición de cuentas son elementos torales de la justicia abierta y cuales son sus efectos en el fortalecimiento del poder judicial.  

Así, es posible observar diversos elementos que contribuyen a dar efectividad a la justicia abierta y el acceso a la justicia, por ejemplo:

  1. Justicia pronta, que se traduce en la obligación de las autoridades encargadas de su impartición, de resolver las controversias ante ellas planteadas, dentro de los términos y plazos que para tal efecto establezcan las leyes.
  2. Justicia completa, el cual obliga a que la autoridad que conoce del asunto emita pronunciamiento respecto de todos y cada uno de los aspectos debatidos cuyo estudio sea necesario, y garantice al gobernado la obtención de una resolución en la que, mediante la aplicación de la ley al caso concreto, se resuelva si le asiste o no la razón sobre los derechos que le garanticen la tutela jurisdiccional que ha solicitado.
  3. Justicia imparcial, obliga a que el juzgador emita una resolución apegada a derecho, sin favoritismo respecto de alguna de las partes o arbitrariedad en su sentido; y
  4. Justicia gratuita, estriba en que los órganos del Estado encargados de su impartición, así como los servidores públicos a quienes se les encomienda dicha función, no cobrarán a las partes en conflicto emolumento alguno por la prestación de ese servicio público.
  5. Justicia transparente, hace referencia a los instrumentos normativos y prácticas de gestión orientados a asegurar la apertura de procesos y la disponibilidad de la información custodiada por el poder judicial y la procuración de justicia.
  6. Justicia y participación, se entiende como aquellos instrumentos, prácticas dinámicas por medio de los cuales se construyen espacios de interlocución que con diversos grados de profundidad promueven la rendición de cuentas. La participación en el poder judicial debe considerarse en dos vías: especializada y ciudadana.
  7. Justicia y rendición de cuentas, hace referencia a los procesos, actividades de control, seguimiento y vigilancia que permiten a la ciudadanía monitorear y evaluar el desempeño del poder judicial.
  8. Justicia e innovación social, es un modelo orientado al acceso a la justicia de las personas bajo el principio de universalidad, a través de la creatividad, la información actualizada y la mejora continúa de la gestión.

Métrica de Gobierno Abierto 

Conoce más sobre la Métrica de Gobierno aquí

Scroll Up