Resultados en el nuevo sistema de justicia penal: Retos de 100 días a nivel local

Echo Collins-Egan, Rebeca Fernández,
Rapid Results Institute
ecollinsegan@rapidresults.org
rfernandez@rapidresults.org

Este artículo trata sobre cómo la metodología de los Retos de 100 Días ha ayudado al nuevo sistema de justicia penal, en los estados de la República Mexicana donde se ha implementado, a dar respuestas prontas y efectivas tanto a víctimas como a imputados, al incrementar la productividad de las Instituciones de Justicia que lo integran, alcanzando un mayor número de casos de los que se resolvían antes de estos Retos, lo que representa un mayor número de víctimas a las cuales se les hizo justicia.

INTRODUCCIÓN

En junio de 2008 México reformó su Constitución para transformar el sistema de justicia penal en uno de corte acusatorio y adversarial, con un plazo de 8 años para su implementación en todo el país. Esta reforma dio nacimiento en 2014 al Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) el cual contempla un sistema garantista, que respete el debido proceso penal.

El objeto del nuevo sistema penal, plasmado en el CNPP es garantizar el acceso a la justicia, proteger al inocente, evitar la impunidad del culpable, y reparar el daño a las víctimas, en un marco de respeto absoluto a los Derechos Humanos, plasmados en la Constitución y reconocidos en los Tratados Internacionales.

En este contexto, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) a lo largo de 15 años, ha auspiciado programas en México para fortalecer a las instituciones que procuran y administran justicia, pero es a partir de 2017, mediante el programa “Projusticia” y en alianza con el Instituto de Resultados Rápidos (RRI, por sus siglas en inglés) que ha orientado su apoyo en la implementación de metodologías basadas en sistemas locales que han cambiado dramáticamente la forma de trabajar y de producir resultados, teniendo como eje central  los usuarios del sistema penal: “víctimas e imputados”.

DESARROLLO

En este contexto de cooperación Internacional, USAID/Projusticia y RRI integraron los Retos de 100 Días al programa, a fin de acelerar los resultados del sistema de justicia penal, fortalecer la participación comunitaria y crear cambios verdaderamente sistémicos. Esta metodología está diseñada para inspirar y habilitar a líderes y equipos operativos para que colaboren e innoven a niveles más profundos, y trabajen con disciplina y fuerza.

A partir de los Retos de 100 Días se integraron equipos operativos con jueces, policías, fiscales, ONG, iniciativa privada, y defensores públicos, con el objetivo de alcanzar metas ambiciosas para resolver casos criminales con rapidez y calidad. 

Con esta metodología, los grandes problemas se atacaron con objetivos concretos y alcanzables; se planificó y se puso a prueba de forma rápida e iterativa a los actores que están día a día cerca del problema.

Con los Retos de 100 Días los actores intencionadamente fueron dirigidos a producir resultados cuantificables en lugar de generar recomendaciones, análisis o soluciones parciales, permitiendo a estos equipos multisectoriales de primera línea innovar, experimentar y colaborar, generando cambios en su comportamiento, mentalidad y cultura.

DISCUSIÓN

La estrategia de implementación de la metodología de Retos de 100 Días entre USAID/Projusticia y RRI inició en el 2017 con la primera ola de Resultados Rápidos enfocada en 5 ciudades: Chihuahua, Monterrey, Tijuana, Zacatecas y Villahermosa. Los resultados de esta primera etapa fueron tan impresionantes que inspiraron a 14 nuevos equipos en 7 ciudades: Chihuahua, Ciudad Juárez, Saltillo, Mexicali, Tijuana, Fresnillo y Villahermosa a participar en otra ronda durante el 2018. En ambas rondas los retos tuvieron un impacto extraordinario, pues la mayoría de los equipos aumentaron de manera exponencial la cantidad de casos resueltos en solamente cien días.

A continuación, se muestran gráficamente los resultados obtenidos en México en el sistema de Justicia Penal, con la metodología de 100 Días.

Retos de 100 días. Impulsando resultados en el sistema de justicia penal mexicano

Con la experiencia obtenida por RRI en el sistema de justicia y los logros alcanzados en 2019, RRI empezó a trabajar con las empresas Management Systems International [1] y Checchi and Company Consulting,[2] beneficiarias de los recursos financieros otorgados por USAID para los programas de fortalecimiento al sistema de justicia en México, para desarrollar un nuevo Reto de 100 Días en sistemas estatales de anticorrupción en dos estados de la República: Coahuila y Jalisco.

El Retos de 100 Días de Coahuila, que concluyó el pasado 2 de julio del presente año, permitió a la Fiscalía Especializada en Delitos Por Hechos de Corrupción triplicar la conclusión de carpetas de investigación e incrementar en más de 600 por ciento el número de casos que se judicializan en comparación con la productividad de los últimos 15 meses. La Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas concluyó 50 procedimientos administrativos de responsabilidad correspondientes al Poder Ejecutivo, lo que representa un  aumento de productividad de 127 por ciento, respecto del mismo periodo del año anterior. Por otro lado, el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial Estatal aumentó su eficiencia al resolver 66 procedimientos administrativos de responsabilidad que representa un incremento de más de 800 por ciento respecto al mismo periodo del año 2018. Finalmente, el Tribunal de Justicia Administrativa logró resolver el mismo número de asuntos que resolvía en un año en tan solo 100 días.

Es claro que esta metodología reconoce la participación ciudadana como el elemento fundamental para sostener los resultados alcanzados por las Instituciones de Justicia, donde el sector privado y la sociedad civil colaboran de manera directa e intensa con estas Instituciones, para alcanzar un objetivo común: “justicia de calidad”. Uno de los cambios más destacados que se logran con la metodología de resultados rápidos es la comunicación efectiva que se da entre todos los miembros de los equipos operativos.

Ejemplo de ello es la comunicación directa que se vio entre jueces y policías, entre ministerios públicos y defensores y todos ellos con los representantes de las organizaciones de la sociedad civil, para resolver de manera conjunta y -sin requisitos burocráticos- los problemas que afrontaban día a día, y compartiendo información de manera útil y ágil vía medios electrónicos, comunicación que antes de los Retos de 100 días no existía.

Adicionalmente, la metodología ofrece el escenario perfecto para que sector público y privado, además de trabajar juntos hacia un objetivo común, evalúen de manera conjunta y transparente sus avances hacia las metas planteadas, con el conocimiento inicial de donde están -datos de línea base- y con la claridad de hacia dónde quieren llegar -meta de los 100 días. Con esto, la coordinación, innovación y ejecución alcanza no solo a la medición de lo que están probando y de los resultados que están alcanzando, sino también los introduce en una dinámica de compartir información entre todas las instituciones participantes (públicas y privadas) que antes de este viaje sería inimaginable lograr; al no entender -antes de los 100 días- el poder que tiene la medición y el compartir los datos que todos necesitan y a todos beneficia.

En ese contexto, uno de los cambios más significativos que hemos observado en estos viajes de 100 días, dentro de los equipos interdisciplinarios, es el reconocimiento de sus miembros de que no es posible mejorar lo que no se mide.

CONCLUSIONES

Fortalecer el sistema de justicia penal mexicano es posible; una pequeña prueba de ello son los resultados alcanzados por los 22 equipos que han experimentado esta metodología desde el 2017, en donde se muestra que con la oportunidad de innovar, colaborar y trabajar de manera creativa los integrantes de los equipos operativos pueden crear grandes cambios positivos.

Si bien los resultados son impresionantes, también es cierto que cuentan solo una pequeña parte de la historia y todavía hay mucho por hacer ya que cada caso resuelto representa una víctima o un imputado más al que se le brindó justicia.

Sin duda, al reintegrar a la sociedad civil e iniciativa privada al sistema se logran enormes avances en cuanto al conocimiento que se tiene sobre los procedimientos del sistema y se dota de más herramientas a la ciudadanía para medir y comprender las complejidades de este, impulsando una política local de transparencia y comunicación.

Al medir constantemente y comparar frente a una línea base, se logra dilucidar avances y problemáticas en las cuales la sociedad puede directamente intervenir y así lograr un gobierno participativo impulsando la mejora continua y sistémica.

El ímpetu en México es tan fuerte que RRI ya está trabajando con MSI en nuevos Retos de 100 Días, centrados en la lucha contra la corrupción. Un movimiento está en marcha … ¡y estamos orgullosos de ser parte de él!


[1] https://msiworldwide.com/

[2] https://checchiconsulting.com/

https://www.rapidresults.org/

 

 

Scroll Up