Hacia una gestión abierta de la educación en México

May Guillén Alejandro

Alianza Ciudadana para el Gobierno Abierto en México/ Villahermosa, Tabasco

alejandromyg@gmail.com

 

 

RESUMEN

¿Cómo se visualiza la educación y el Gobierno Abierto para el próximo Plan de Acción?, ¿Qué líneas serán las más relevantes?, ¿los retos a atacar son los más pertinentes?. Esta aportación busca compartir el panorama sobre como la educación ha sido discutida en los ejercicios de co-creación del 4to Plan de Acción de Gobierno Abierto en México. Todo desde la visión de un servidor, anidado en arena subnacional.

 

Recientemente concluyeron los trabajos relacionados con el proceso de Co-creación del 4to Plan de Acción de Gobierno Abierto en México, los cuales integraron las temáticas de 1) Corrupción; 2) Desarrollo Rural; 3) Educación; 4) Salud; 5) Trabajo; y 6) Paz y Seguridad Pública. Estos ejercicios fueron organizados de forma valiosa por el Comité Coordinador de la Alianza para el Gobierno Abierto en México, compuesto por el Instituto Nacional para el Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Núcleo de Organizaciones de Sociedad Civil para el Gobierno Abierto en México (NOSC).

Por invitación del Núcleo de Organizaciones de Sociedad Civil, participé como representante de la sociedad civil en la mesa temática de Educación. En esta mesa se abordaron de forma reflexiva las principales problemáticas que enfrenta la educación en México. A partir del planteamiento Educación de todos los niveles para todas las personas, se abordaron las condiciones de adversidad y los retos para mejorar la educación en México. Discutimos, por ejemplo, las condiciones muy deficientes de infraestructura de buena parte de las escuelas de educación básica, la falta de información actualizada y estandarizada sobre los diferentes niveles educativos en México, así como la necesidad de integrar a las personas, desde padres de familia y alumnados en el proceso de evaluación de los servicios educativos. Tras arduas y participativas discusiones, integrantes de gobierno y sociedad civil llegamos a la conclusión que el compromiso iría enfocado a educación básica, entendiendo que es donde se concentra la mayor parte de alumnos y alumnas en el país, con más de 24 millones de niñas y niños. Es en esta la línea en donde el compromiso correspondiente de Gobierno Abierto para México se diseñó y publicó dentro del marco del Cuarto Plan.

Este compromiso toma especial relevancia si consideramos que, en México, las condiciones de desigualdad económica –que son alarmantes- tienen un impacto definitivo no sólo en el acceso sino también en la permanencia de las y los mexicanos en los diferentes niveles educativos.

Por ello, este compromiso dentro del 4to Plan de Acción tiene especial valía. Se espera también que, en un mediano plazo, una vez alcanzado este objetivo, se incluya a la educación superior, un entorno que tiene diversos retos de gran calado. Existen aristas urgentes que atender tanto en la rendición de cuentas y transparencia –que ha llevado al menos a 9 universidades públicas del país a expresar abiertamente sus condiciones de emergencia financiera-, así como aspectos de violencia de género y gestión técnica. Este tipo de condiciones ha dado pie a que en estados como Tabasco emerjan colectivos como Universidades en Emergencia que, conformado por profesores y profesoras, pugnan por el mejoramiento de las condiciones actuales de las Instituciones de Educación Superior en Tabasco. Esta consigna no es poca cosa si consideramos que de este estado se registraron la mayor cantidad de Universidades que participaron en la lastimosa “Estafa Maestra”, con un total de 5 Instituciones de Educación Superior.

El horizonte de colaboración entre sociedad civil y Gobierno, desde una perspectiva de Gobierno Abierto ha dado un primer paso. Para lograr los compromisos planteados en materia de educación se requerirá no sólo voluntad política sino también de la capacidad de los actores involucrados para sortear un camino que se abrirá rodeado de un ambiente político cambiante y cada vez menos predecible. Para ello será necesario cerrar la puerta a la “simulación” y a darle la vuelta a los compromisos planteados. Será además fundamental, que no haya una relativización del tema, que redunde en restarle importancia a la línea de trabajo planteada con mucho esfuerzo y trabajo colaborativo.

 


Artículo publicado el 20 de diciembre de 2019, en la Tercera edición del Boletín Abierto

Scroll Up